Los proveedores son la parte crucial para que un proceso productivo  vaya por el buen camino, pues sus tareas afectan de forma dinámica y activa a las compras de una empresa. Fomentar la competitividad entre proveedores mediante subastas inversas es una de las grandes alternativas que forman parte de una óptima estrategias de compras.

Las subastas inversas son ya un recurso importante para desarrollar diferentes tipos de compras asociadas  en determinados momentos. Los proveedores son los socios clave tratados como aliados estratégicos de las estrategias de la empresa compradoras.

Las mejores prácticas en la gestión de proveedores están relacionadas con el aumento el nivel de competitividad para lograr identificar al mejor proveedor posible.

La competitividad entre proveedores mediante subasta inversas es una gran herramienta para que los proveedores trabajen de la mejor manera y aporten su mejor versión en cada licitación.

Veamos la importancia de esta competitividad entre proveedores bajo las subastas inversas.

Competitividad entre proveedores mediante subastas inversas

Las subastas inversas son un elemento crucial en las estrategias de compras una alternativa para aprovisionarse de determinados productos y servicios con grandes ventajas.

Un buen proceso de subastas inversas  debe incluir una serie de proveedores homologados, este hecho genera competitividad lo cual es importante para seleccionar al mejor socio para la empresa, además aumentar la calidad del producto o servicio, reducir costes y estimular la innovación.

Las subastas inversas permiten seleccionar  una serie de proveedores, para ello se parte de una óptima evaluación de proveedores potenciales cuyo perfil sea apto para fomentar la competitividad.

Dicha competencia puede animar a los proveedores a esforzarse por satisfacer las necesidades de sus clientes, lo que puede ayudar a establecer relaciones de confianza.

Entorno competitivo – Subastas Inversas

Con las subastas inversas es posible crear un entorno competitivo  lo cual genera unas ventajas potenciales. Entre otras, ayuda a comparar el coste de los productos o servicios que se intentan adquirir.

Dicha competitividad en el proceso de una subasta inversa en los departamentos de compras amplia disponibilidad de proveedores dispuestos a participar y a ejercer presión sobre los costes en beneficio propio.

Por lo tanto, el proceso mediante subastas inversas está diseñado para garantizar la competencia leal, la transparencia y la selección del licitador más adecuado sobre la base de criterios predefinidos.

Las ofertas que se van produciendo se evalúan en función de criterios específicos como el coste, la calidad y el plazo de entrega, lo cual son puntos clave para equilibrar la competencia entre proveedores.

Por lo tanto, mediante las subastas inversas, se genera de forma natural un proceso competitivo entre proveedores.  Las dos partes interesadas salen beneficiadas; por un lado la empresa compradora recibe las mejores ofertas a un precio más rebajado y por otro lado, la parte proveedora, conoce la competencia  e intenta afinar y mejorar sus cualidades para lograr el contrato deseado.

En definitiva, la competitividad entre proveedores mediante subastas inversas es una buena estrategia de compras, un modo de lograr la mejor oferta posible y generar lazos de encuentro y solidez en las relaciones entre empresas y proveedores.

¿Generas competitividad entre tus proveedores? Danos tu opinión.Visita nuestra página de LinkedIn ¡Te esperamos!