Aplicar una buena estrategia SRM ofrece grandes ventajas para las empresas. Entre otras, la reducción de costes, la mejora de la eficiencia, la consolidación de la cadena de suministro, o la mejora de la gestión de riesgos. Para lograr el mayor rendimiento posible es necesario no caer en ciertos errores en las estrategias SRM.

Teniendo en cuenta que las tareas SRM forman parte activa de los flujos de trabajo propios de una proceso de compras, cometer un error tener consecuencias muy graves para el redimiendo de una empresa.

A continuación te ofrecemos aquellos errores en las estrategias SRM que debes de evitar ¡Toma nota!

Principales errores en las estrategias SRM

Comenzar una estrategia SRM requiere un proceso de planificación y evaluación de determinados factores que ayuden a conseguir los objetivos deseados.

Evitar los siguientes errores de SRM ayudará a garantizar en las mejores actividades y las métricas más significativas para extraer valor de las relaciones con los proveedores:

No segmentar a los proveedores

No todos los proveedores son iguales, todos poseen diferentes características que se amoldan a nuestras necesidades puntuales y recurrentes. Para facilitar la elección de los correctos proveedores es necesario  segmentarlo como parte de una estrategia sólida de SRM.

De este modo, se clasifican a los proveedores en categorías transaccionales, relacionales y de inversión como medio para analizar de forma rápida la idoneidad de determinados proveedores para cada proyecto.

No segmentar los proveedores puede hacer que se pierdan oportunidades de valor minimizándose el rendimiento y resultados.

No elegir un  enfoque centrado en el cliente

Por lo general existen dos enfoques a la hora de seleccionar un proveedor:

  • Centrado en el proveedor. Se elige a un proveedor determinar en qué medida satisface las necesidades del cliente.
  • Centrado en el cliente. Se evalúa las necesidades de la cadena de suministro del cliente y se selecciona a los proveedores para satisfacerlas.

No dar prioridad a las necesidades del cliente es arriesgado, ya que las empresas no consiguen satisfacer los requisitos. Tener el foco el cliente proporciona una dirección y una visión claras de lo que la empresa debe hacer para satisfacer las necesidades del cliente final.

El coste la única métrica a seguir

Otro gran error a la hora de planificar una estrategia SRM es priorizar el coste ante todo. Las empresas que eligen a los proveedores principalmente en función del coste a menudo se encuentran con que gastan más de lo presupuestado.

Debido a que se trata de proveedores poco preparados o unas cualidades por debajo de las necesidades deseadas. Es importante resaltar que  objetivo final es servir al cliente, no sólo la reducción de costes.

Estos son los errores en las estrategias SRM a evitar para poder desarrollar un correcto proceso de relaciones con proveedores. La digitalización de este tipo de estrategias es clave para minimizar estos errores.

¿Qué errores son los más difíciles de solventar? Danos tu opinión.Visita nuestra página de LinkedIn ¡Te esperamos!