Pensamiento Lean para tu negocio

/Pensamiento Lean para tu negocio

Pensamiento Lean para tu negocio

Aplicar el pensamiento Lean en tu negocio puede ser  una gran oportunidad para mejorar el rendimiento y la productividad.

La metodología Lean no es compleja de entender, se basa en la filosofía de definir el valor desde el punto de vista del cliente y mejorar continuamente la forma en que se entrega el valor, eliminando todo uso de recursos que sea un desperdicio o que no contribuya al objetivo de valor.

El pensamiento Lean comienza con una comprensión detallada del valor que el cliente asigna a los productos y servicios.

Establecer valor permite a las empresas crear un precio objetivo de arriba hacia abajo. Luego se determina el costo de producir los productos y servicios. La empresa se enfoca en eliminar el “desperdicio” para que puedan entregar el valor que el cliente espera al más alto nivel de rentabilidad.

¿Qué es el desperdicio en el pensamiento Lean? Es todo aquel factor que no agrega valor y por lo tanto el cliente no está dispuesto a invertir o pagar.

Vamos a enumerar algunos de estos “desperdicios” en el pensamiento Lean:

  • Tiempo de espera.
  • Defectos.
  • Sobre procesamiento.
  • Exceso de inventario…

Pensamiento Lean: Principios básicos a seguir

Implementar un modelo de pensamiento Lean en cualquier empresa o negocio  no es una tarea a corto plazo.

Puede decirse que se necesita tener una idea definida medio y largo plazo para poder asegurarse que las cosas están  siguiendo las directrices del método Lean.

Lean ha demostrado ser un modelo eficaz para gestionar equipos en algunas de las industrias más exigentes, como el desarrollo de software, la fabricación, la construcción…

Una de sus grandes ventajas radica en el hecho que la metodología es simple de entender y rápida de generar un impacto cuando se implementa correctamente.

Los empleados es el recurso más importante de la empresa, los cuales deberán absorber la filosofía Lean. Por lo tanto, la primera acción a realizar es preparar al capital humano de la empresa.

Introducción del método Lean al equipo de trabajo

Antes de intentar aplicar los principios básicos en el entorno de trabajo es necesario preparar a su equipo, departamento e incluso a toda la empresa para el cambio.

  • Establecer objetivos claros. En primer lugar, se debe saber cuál es el objetivo final y comunicarlo a todos los miembros del equipo. Cualquiera que sea ese objetivo, debe definirse claramente, pues facilitará el proceso.
  • Establecer una mentalidad Lean. La parte más difícil es explicar a los miembros de la empresa qué es Lean y asegurarse de que comprendan sus beneficios. Se ha de intentar incidir que el pensamiento Lean trata de ofrecer un valor superior al cliente eliminando el desperdicio, pero también cultivando un entorno de liderazgo compartido donde los miembros del equipo de trabajo reciben más responsabilidades y buscan la mejora continua.
  • De menos a más. La mejor manera de empezar con la metodología Lean es de menos a más. Esto quiere decir que no hace falta que toda la empresa comience a la vez. Es mucho mejor empezar con un pequeño equipo de trabajo o departamento para luego ir progresando.

Principios básicos Metodología Lean

Una vez que el entorno ya es conocedor delo que es el método Lean y cual es su finalidad ya es momento de iniciarse en los principios básicos de esta filosofía de trabajo:

Identificación del valor

El gran objetivo es proporcionar y fortalecer el valor final. Para comprender qué es el valor, es necesario considerar el producto final de los esfuerzos realizados y lo que el cliente obtiene de él. Por definición, valor es todo aquello por lo que el cliente paga.

La calidad es un factor fundamental para estimular el valor de cualquier producto o servicio a ofrecer.

Mapeo de la cadena de valor

Una vez que haya identificado el valor, es importante visualizar el camino de este valor hacia el cliente.

Para mapear el proceso de manera más precisa se han de incluir los pasos que componen cada etapa al detalla.

Creación del “Flow” o flujo

En el mundo de Lean, el flujo es un concepto clave. crear un flujo de valor, su objetivo es garantizar una entrega sin problemas desde el momento en que recibe un pedido hasta el momento en que lo entrega al cliente.

La creación del flujo lleva implícito la eliminación de los desperdicios que lleva vinculados.

Sistema Pull

La idea es simple, comenzar un nuevo trabajo solo cuando haya demanda y el equipo de trabajo tenga capacidad para llevarlo a cabo. El objetivo debe ser generar valor que sus clientes realmente necesiten y evitar la sobreproducción.

Mejora constante

Principio que mueve toda la metodología Lean. El reto es mejorar constantemente cada proceso enfocándose en mejorar las actividades que generan el mayor valor para el cliente mientras se elimina la mayor cantidad posible de actividades de desperdicio.

Esto es el pensamiento Lean  contado de un modo simple, pero detrás de ello hay mucho más que comentaremos en próximos artículos.