Aplicar un modelo SRM en los departamentos de compras implica hacer frente a una serie de desafíos propios del ciclo de vida de un proceso de compras. La gestión de las relaciones con los proveedores son actores clave en la mejora de los esfuerzos para construir cadenas de suministros más ágiles, receptivas y resistentes.

La base de un buen proceso de compras reside en una cadena de suministro fuerte y  capaz de adaptarse a las circunstancias apoyándose en las partes interesadas, siendo los proveedores un espacio principalmente para este propósito.

A continuación, mostramos algunos de los desafíos más comunes al implantar una estrategia SRM en los departamentos de compras, desafíos que serán parte activa del crecimiento y un rendimiento de una empresa.

Desafíos SRM en los departamentos de compras

La gestión de relaciones con proveedores impulsa el crecimiento del negocio trabajando con los proveedores para crear ventajas competitivas, maximizar el valor, reducir los riesgos y mejorar continuamente los procesos empresariales.

Veamos cuales son los principales desafíos SRM en los departamentos de compras que es necesario saber gestionar y ofrecer una solución eficiente:

Conseguir y garantizar calidad

Uno de los puntos claves a trabajar en una estrategia SRM está relacionado con la calidad de los procesos de los procesos de compras.

Además de trabajar con los proveedores para garantizar el cumplimiento de las normas de calidad de los productos, los equipos de gestión de las relaciones con los proveedores trabajan para identificar e implementar mejoras en los procesos: impulsar la eficiencia de los procesos de gestión de la producción, evitar defectos en materiales, reducción de los incidentes…

Reducción de los Riesgos

Los riesgos son factores que pueden  cambiar el sentido de la cadena de suministro de las empresas: problemas medioambientales y de salud pública,  catástrofes naturales y pandemias, acontecimientos geopolíticos o escasez de materias primas y fluctuaciones de precios. Las empresas han de trabajar mano a mano con los proveedores para prever, gestionar y mitigar con éxito los  principales riesgos que se pueden sufrir.

Fomentar la responsabilidad social de las empresas

Desde la gestión medioambiental hasta la implicación en la comunidad local, las empresas están demostrando su compromiso con la responsabilidad social corporativa. Las empresas y proveedores deben de marcarse objetivos y retos de responsabilidad social: cumplimiento de las normas éticas, sociales y medioambientales.

Importancia del “Compliance”

Cumplir los requisitos normativos se garantiza en base a un departamento de Compliance  adjunto a una estrategia SRM. Controles medioambientes, normativas de fabricación… El seguimiento Compliance se hace aún más difícil y complejo cuando se trabaja con varios proveedores.

Una estrecha colaboración y coordinación con los proveedores permite asegurarse que se cumplen los acuerdos de nivel de servicio es un desafío a lograr.

Impulsar la innovación

Otro de los aspectos básicos SRM  es trabajar la tarea de crear innovación empresarial en colaboración estrecha con los proveedores con el fin de desarrollar proyectos de desarrollo conjuntos que impulsen mejoras operativas.

¿Trabajas para lograr estos desafíos? Danos tu opinión.Visita nuestra página de LinkedIn ¡Te esperamos!