Subastas Inversas como estrategia de compra ¿Cuándo utilizarlas?

/Subastas Inversas como estrategia de compra ¿Cuándo utilizarlas?

Subastas Inversas como estrategia de compra ¿Cuándo utilizarlas?

Las subastas inversas como estrategia de compra se posicionan como una prioritaria opción para muchas empresas. Pero ¿por qué no todas las empresas obtienen buenos resultados?

Las subastas inversas son, sin lugar a dudas, uno de los recursos más atractivos que ofrecen las actuales plataformas de compras. Pocas herramientas suscitan tanto interés como la propia naturaleza funcional de estas subastas.

Como cualquier herramienta o recurso de trabajo, las subasta inversas no siempre dan el resultado que deseamos, quizás porqué su singular metodología se combina mejor en determinadas situaciones.

Evidentemente, es necesario conocer cómo funcionan las subasta inversas pero también es necesario tener  claro en qué momentos o situaciones se vuelven un “arma” efectiva.

Realmente, existe muchas corrientes de opinión sobre este tema, todo depende del tipo de empresa y experiencia vivida.

Veamos algunas cuestiones básicas que describen perfectamente cuando utilizar subastas inversas como estrategia de compra.

Subastas inversas como estrategia de compra: Principales críticas

Las Subastas Inversas en el área de las compras, acumulan infinidad de buenas críticas y gozan de un muy buen prestigio  en este específico contexto.

Pero, a pesar de su buena fama, las subastas inversas como estrategia de compras no se libran de las críticas. Existen dos puntos críticos y de gran relevancia que minimizan el valor de este potente recurso:

Las subastas inversas no son un recurso estratégico/ no facilitan las relaciones a largo plazo con los proveedores

Este primer punto crítico está bastante bien argumentado y no se pude negar su realidad.

Las Subastas Inversas rara vez deben usarse en relaciones con proveedores estratégicos o proveedores donde existe un buen grado de colaboración o integración en las cadenas de suministro. Están mejor orientadas hacia las relaciones que son de naturaleza más transaccional y están altamente enfocadas en la obtención  del mejor precio posible.

Las subastas inversas están diseñadas para compras con proveedores con poca colaboración, contratos a corto plazo, productos con especificaciones comunes y poca complejidad, y compras donde hay oportunidades de ahorro.

Las relaciones estratégicas con los proveedores no cumplen con estos criterios, siendo muy poco aconsejable las subastas inversas como estrategia de compras en estos casos.

A los proveedores no les gustan las Subastas Inversas

Bien, podemos decir que no solo no les gustan específicamente las Subastas Inversas, de un modo general a los proveedores no les gusta cualquier metodología de aprovisionamiento que tenga como objetivo reducir sus precios ¡Así de simple!

Con esto, estamos diciendo que de primeras, una empresa proveedora no se acercaría a una subasta inversa, es decir, no sería su primera opción… pero participan ¿Por qué?

Un proveedor no se tomaría el tiempo para participar en este tipo de eventos si no pensara que no vale la pena. Las subastas inversas también proporcionan otros beneficios a los proveedores: comentarios en tiempo real sobre la competitividad de una oferta, menor tiempo de consecución del acuerdo…

Así pues, en principio las Subastas Inversas no son un recurso preferente, pero con el suficiente conocimiento, por la otra parte, puede ser utilizado.

Entonces…

¿Cuándo utilizar Subastas Inversas como estrategia de compra?

Bien, llegados a este punto ¿Qué se debe hacer? Muchos usuarios recomiendan el uso de subastas inversas para cada compra en cambio otros no recomiendan que se utilicen las subastas inversas.

Probablemente, la mejor opción es conseguir llegar al punto medio de toda esta cuestión. Si bien es cierto que las subastas inversas no siempre son la mejor herramienta para comprar, en otros casos son extremadamente potentes y producirán mejores resultados.

Clave: Utilizar las Subastas Inversas como estrategia de compra cuando su uso ofrezca más valor que otro tipo de recurso o herramienta. Funcionan mejor cuando el precio es un punto clave de negociación.

¿Y esto cuando ocurre? Veamos algunos factores que nos pueden ayudar a inclinar la balanza hacia el uso de las subastas inversas.

Especificación del producto

Las subastas inversas son generalmente más propicias para una compra donde las especificaciones son simples y no haya muchas diferencias entre las ofertas de los diferentes proveedores. En especial, en productos básicos o especificaciones de los productos definidos por un estándar general.

Proveedores de alta competitividad

Se suele decir, que una buena subasta inversa es aquella en la que participan, al menos, tres proveedores fuertes, calificados y competitivos.

Sin suficientes proveedores competitivos, la fuerza de la oferta puede no ser suficiente para bajar los precios y producir el resultado deseado para los compradores.

Estructura de precios

Anteriormente, hemos comentado que las subastas inversas funcionan mejor cuando el precio es un punto clave de negociación. Sin embargo, no se debe utilizar subastas inversas cuando se posea un suministro limitado o en un momento en que el precio fluctúe rápidamente.

Se debe utilizar este recurso, cuando las tendencias de precios sean estables y los proveedores puedan jugar  en la bajada de los mismos.

Tiempos de entrega

El tiempo de espera para un producto o servicio es importante para determinar si el artículo es una compra apropiada para subastas inversas.

En el caso en que el tiempo de entrega sea muy corto, las empresas, con toda probabilidad, no tendrán la oportunidad de organizar y realizar una subasta inversa. Las subastas inversas son adecuadas si hay un tiempo de espera lo suficientemente largo como para realizar la compra dentro del marco de tiempo asignado.

Estado de los contratos

Ya sabemos que las empresas generalmente no desean realizar una subasta inversa que involucre a un proveedor estratégico a largo plazo.

Las subastas inversas se utilizan, generalmente, para contratos que tengán una duración más corta o en contratos que pueden expirar en un futuro cercano, en busca de otras opciones.

Oportunidad de  ahorro

Para utilizar las subastas inversas, debe haber una oportunidad real de ahorro sobre otras estrategias de compra.

El posible nivel de ahorro dependerá de diversos factores, el ahorro debe ser mayor, al menos, que el costo en tiempo y los recursos necesarios para organizar y ejecutar el evento de subasta inversa.

Importancia estratégica

Las subastas inversas son más apropiadas cuando la relación con el proveedor es más transaccional que colaborativa. Un proveedor estratégico es aquel en el que habrá un alto grado de colaboración a largo plazo.

Con todos estos factores, es posible crear una base sólida para tomar una decisión positiva o negativa sobre la idoneidad de las subastas inversas como estrategia de compra.

2019-06-10T11:17:35+02:00