Responsabilidad social corporativa (RSC) ¿qué le puedes pedir a tu proveedor?

/Responsabilidad social corporativa (RSC) ¿qué le puedes pedir a tu proveedor?

Responsabilidad social corporativa (RSC) ¿qué le puedes pedir a tu proveedor?

Con toda probabilidad, no es la primera vez que escuchas el término Responsabilidad social corporativa en el ámbito empresarial. A día de hoy la Responsabilidad social corporativa (RSC) constituye uno de los recursos estratégicos más importantes y de mejor rendimiento para el mercado y el consumo actual.

Pero ¿Qué es exactamente Responsabilidad social corporativa?

La responsabilidad social corporativa (RSC) es un modelo de negocio legislado y regulado, que ayuda a una empresa a ser socialmente responsable, para  sí misma, para sus  partes interesadas y al público en general.

En otras palabras, una empresa que incluye en sus estrategias  de negocio y metodologías de trabajo prácticas asociadas a la responsabilidad social corporativa, es consciente del tipo de impacto que está teniendo sus productos y servicios en la sociedad, incluidos los económicos, sociales y ambientales.

El principal objetivo de este modelo estratégico de negocio es mejorar los aspectos anteriormente comentados el lugar de contribuir de forma negativa.

Los actuales consumidores esperan mucho de las empresas, desean que operen de manera responsable y aborden los problemas sociales y ambientales en lugar de simplemente obtener beneficios.  Según las últimas encuestas publicadas, más del 80% de los consumidores busca productos responsables. De ahí la importancia de integrar una correcta política basada en responsabilidad social corporativa (RSC).

Principios básicos de responsabilidad social corporativa (RSC)

Existen muchas definiciones y  guías  modelos de negocio de responsabilidad  social corporativa, pero todo ellos coinciden en unos principios básicos de los cuales se desarrollan las diferentes acciones y estrategias de negocio:

  • Protección del Medio Ambiente. Muchas  empresas centran su principal compromiso a través de medidas para proteger el medio ambiente. Por ejemplo, el control y la reducción de la huella de carbono (cantidad de gases de efecto invernadero emitido por la empresa) en el medio ambiente. Este es un principio básico y primordial para considerarse una empresa socialmente responsable.
  • Filantropía. Ofrecer bien de manera desinteresada es una definición sencilla de filantropía. Una buen parte de las empresas trabajan la filantropía de una manera óptima. Las acciones pueden ser de diversa naturaleza: donar a varias organizaciones benéficas, iniciar programas caritativos u ofrecer becas a estudiantes desfavorecidos que desean asistir a la universidad. Las grandes empresas suelen reflejar estos hechos de manera mayúscula.
  • Prácticas laborales éticas.  Junto a la protección del Medio Ambiente el cuidado y control del desarrollo prácticas laborales éticas es un punto clave. Incluye, por ejemplo, cumplir de manera global y transversal con la legislación vigente en materia laboral, medio ambiental o de derechos humanos, tanto en la empresa como en las partes interesadas en la cadena de suministro.
  • Voluntariado. Otro punto interesante que  se engloba dentro de la responsabilidad social corporativa (RSC) es el voluntariado. Las empresas  han comenzado incluir el voluntariado como un recurso positivo, fomentándolo e incorporándolo en sus políticas, estableciendo programas de voluntariado para empleados. Las compañías están encontrando formas creativas para alentar y recompensar el voluntariado de los empleados, no solo para ayudar a la sociedad y el medio ambiente, sino también para que los consumidores y las partes interesadas los perciban como socialmente responsables.

Tanto la filantropía como el voluntariado suelen denominarse “Marketing con causa”, una manera de dar visibilidad y luz al marca ero a su vez brinda beneficios a terceros.

Responsabilidad social corporativa más allá de la empresa

Pensar que la responsabilidad social corporativa (RSC) incide solo en la empresa es un gran error que muchas compañías están cometiendo. La responsabilidad social corporativa (RSC) hace hincapié en que toda la cadena de suministro de una empresa debe proteger el entorno natural y contribuir al bienestar social de manera tangible.

Cuando una organización empresarial asume los principios de la RSC debe elevar la mirada hacia la cadena de suministro y hacia las partes que componen la misma, de lo contario todo trabajo será en vano.

Para un mayor entendimiento pongamos el caso de la compañía Apple. Los dispositivos iPhones  contienen partes y piezas que provienen de compañías en otros países. Con leyes laborales que varían de un país a otro, la compañía tomó las medidas para garantizar que sus compañías de contratación cumplan con todas las leyes laborales. Así todo, se reveló a los consumidores  que ciertos productos se extraía de empresas en Indonesia que utilizan el trabajo infantil.

Para solucionar dicho impacto negativo tuvo que trabajar rápido y bien, instituyendo prácticas laborales más sólidas  e integrando una labor de comunicación y transparencia periódica.

Para una gran empresa puede suponer muchas pérdidas y un impacto negativo sobre la marca. Para medianas o pequeñas empresa puede resultar su fin.

Por ello, acometer modelos de negocio de responsabilidad social corporativa (RSC) requiere una visión global del asunto, donde los proveedores se convierten en piezas básicas.

De la mano de la idea que los proveedorers han de convertirse en aliados estratégicos y no meros recursos se ha de gestionar la RSC como un acto clave en cualquier negociación con los proveedores.

Entonces ¿Qué le puedes pedir a tu proveedor? En realidad se trata de dar visibilidad al modelo de negocio RSC  a los proveedores y mostrarlo como una ventaja competitiva que beneficia a las partes.

En las primeras tomas de contacto se puede pedir informes asociados a la responsabilidad social corporativa o la firme promesa de contribuir al desarrollo de prácticas responsables.

En el proceso de negociación los principios básicos de la RSC pueden ponerse sobre la mesa como objeto de cumplimiento así como la cooperación y desarrollo de las mismas.

Las acciones y medidas RSC ayudan a mejorar las relaciones con los proveedores, creando vínculo y lealtad capaz de generar una cadena de suministro mejor, conformado un elemento diferenciador frente a la competencia.

A medio y largo plazo la trasparencia, colaboración y la mejora continua en aspectos de responsabilidad social serán pilares básicos para construir una cadena de suministro con una visibilidad responsable real y profesional frente a los nuevos consumidores.

 

Te ayudamos a dar el paso, estás a un click

2018-10-27T11:09:16+00:00